Aimar Ardanaz Ullate

Disfruta del paisaje, nos vamos enseguida

Un lugar Una canción Un personaje Un hobbie

Ushuaia

Every breaking wave

Calimero

Cocinar

UN TRAILER DE UNA SERIE MUY INTERESANTE

 

La vida del detective de homicidios de Portland (Oregón), Nick Burkhardt, toma un giro inesperado y peligroso cuando su tía materna, la mujer que lo crió (Marie Kessler), le revela que es una persona dotada con la capacidad de reconocer a toda clase de criaturas sobrenaturales, que antaño poblaban los bosques centroeuropeos, pero que hoy se encuentran en la sociedad, ocultos a plena vista. Su deber, en tanto tenga vida, es combatirlos y proteger a las personas "normales" que ignoran su existencia y maldad: a esta persona se le llama grimm: A partir de ese momento, Nick comprende que la ciudad donde vive está poblada por las criaturas del bosque de mitos, leyendas y cuentos de hadas, que en alguna ocasión le parecieron tan solo inofensivos cuentos infantiles. Sin poder ignorar la llamada de su destino ni abandonar la normalidad (su trabajo como detective y su relación con Juliette, su novia), Nick toma la decisión de llevar una peligrosa doble vida como policía/grimm para cumplir con estos nuevos ideales.

Unas curiosidades finales sobre el valle de Aranguren  
La balsa de Zolina fue creada con residuos de minerales de la extracción de potasas en una cantera, con lo cual el agua no es para nada apta para el consumo ni para el uso recreativo.

El castillo de Irulegi se encuentra en la sierra de Aranguren sobre la cima de Irulegi también llamada peña de Laquidáin. Este monte tiene una altura de 893 metros y está situado sobre las localidades de Laquidáin e Ilundáin en el valle de Aranguren y Lérruz e Idoate en el de Lizoáin. La silueta del monte es perfectamente visible desde Pamplona.

No se sabe con certeza el año de construcción de la fortaleza. Su ubicación estratégica y su comunicación visual con otros cercanos, nos hace suponer que su construcción fue en los inicios del reino de Pamplona, cuando los vascones procuraron mantener un sistema defensivo en la Cuenca basado en la construcción de torres que avisaban de posibles incursiones árabes o francas que se aproximaban a la ciudad con el fin de someterla.